• sanatucasa

Phonegate: SAR* y seguridad electromagnética

Actualizado: 26 de oct de 2019

En los últimos cuatro años hemos asistido al llamado escándalo "Phonegate", a través del cual hemos podido saber que las compañías de teléfonos móviles, con el beneplácito de las autoridades responsables de la seguridad electromagnética, han estado haciendo trampas para pasar las pruebas de seguridad de sus dispositivos.

Según datos desvelados tras requerimiento judicial, conseguido por el médico francés Marc Arazi, muchos aparatos han estado pasando las pruebas a distancias de entre 1,5 y 2,5 centímetros, y el 89% de móviles testados entre 2011 y 2015 por la Agencia Nacional de Frecuencias francesa (ANFR) superaban los límites de emisión según la tasa SAR* en las posiciones de contacto. Quiere esto decir que muchas personas cuando llevan el móvil en el bolsillo o hablan con él pegado a la oreja están recibiendo más radiación que la marcada por la normativa.

Conocí al Dr. Marc Arazi, en el aeropuerto de Barajas, cuando fuimos a recibirle y acercarle a su hotel, el día anterior a su intervención en la Jornada organizada por la asociación Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud (EQSDS) “5G y SALUD en la sociedad de la información” impartida en la asociación de la prensa de Madrid (APM) el 5 noviembre 2018. Durante el trayecto nos habló del escándalo Phonegate y mi corazón empezó a latir rápidamente y mi intuición me dijó que su iniciativa era un rayo de esperanza, un resquicio por el cual podíamos exigir a las autoridades la seguridad electromagnética.

En los últimos tres años hemos asistido al llamado escándalo "Phonegate", a través del cual hemos podido saber que las compañías de teléfonos móviles, con el beneplácito de las autoridades responsables de la seguridad electromagnética, han estado haciendo trampas para pasar las pruebas de seguridad de sus dispositivos.

Según datos desvelados tras requerimiento judicial, conseguido por el médico francés Marc Arazi, muchos aparatos han estado pasando las pruebas a distancias de entre 1,5 y 2,5 centímetros, y el 89% de móviles testados entre 2011 y 2015 por la Agencia Nacional de Frecuencias francesa (ANFR) superaban los límites de emisión según la tasa SAR* en las posiciones de contacto. Quiere esto decir que muchas personas cuando llevan el móvil en el bolsillo o hablan con él pegado a la oreja están recibiendo más radiación que la marcada por la normativa.

Conocí al Dr. Marc Arazi, en el aeropuerto de Barajas, cuando fuimos a recibirle y acercarle a su hotel, el día anterior a su intervención en la Jornada organizada por la asociación Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud (EQSDS) “5G y SALUD en la sociedad de la información” impartida en la asociación de la prensa de Madrid (APM) el 5 noviembre 2018. Durante el trayecto nos habló del escándalo Phonegate y mi corazón empezó a latir rápidamente y mi intuición me dijó que su iniciativa era un rayo de esperanza, un resquicio, una pequeña puerta por la cual podíamos exigir a las autoridades la seguridad electromagnética necesaria para la salud.


En su exposición habló de como la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Alimentación, Medio Ambiente, Trabajo (ANSES), francesa, tiene el deber de asegurarse que el SAR* emitido por los teléfonos móviles,, que se encuentran en el mercado francés, no supere los limites legales existentes. Y esta es la responsabilidad que le reclama legalmente a través de sus abogados, para su cumplimiento.

Gracias al escándalo de Phonegate han ocurrido muchas cosas en Francia:

· se han retirado del mercado modelos de teléfono móvil que radiaban por encima del SAR* legalmente permitido

· y finalmente esta semana, concretamente el 21 de octubre de 2019, la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Alimentación, Medio Ambiente, Trabajo (ANSES) acaba de publicar la primera parte de su informe de experiencia colectiva titulado " Teléfonos móviles usados ​​cerca del cuerpo y la salud " con fecha de julio de 2019.

El Dr. Marc Arazi, quien lanzó el escándalo Alert on the Phonegate en julio de 2016 ha dicho al respecto:

" Este es, sin duda, un gran paso adelante y un gran reconocimiento para nuestra acción de alerta internacional. Las autoridades públicas e industriales ahora deben rendir cuentas y deben informar a los usuarios de teléfonos móviles de los riesgos para la salud involucrados. "

Este informe se esperaba desde finales de 2017, luego de nuestra investigación por parte de las autoridades públicas y la solicitud realizada por la Dirección General de Salud (Ministerio de Solidaridad y Salud) y la Dirección de Prevención de Riesgos (Ministerio de Salud). Transición ecológica y solidaria) a ANSES para conocer los riesgos para la salud de adultos y niños expuestos a niveles de tasa de absorción específica (SAR) de más de 2 W / kg (límite legal europeo).

Gracias Marc Arazi por tanto, por lo que ha ocurrido hasta ahora y por lo que vendrá.

*La palabra SAR corresponde a las siglas en inglés para “tasa de absorción específica”. Esta última es una medida de la tasa de absorción de energía de RF (radiofrecuencia) en el cuerpo. Es decir, la energía emitida por la fuente que es objeto de esta medición – en este caso, un teléfono celular.

En su exposición habló de como la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Alimentación, Medio Ambiente, Trabajo (ANSES), francesa, tiene el deber de asegurarse que el SAR* emitido por los teléfonos móviles,, que se encuentran en el mercado francés, no supere los limites legales existentes. Y esta es la responsabilidad que le reclama legalmente a través de sus abogados, para su cumplimiento.

Gracias al escándalo de Phonegate han ocurrido muchas cosas en Francia:

· se han retirado del mercado modelos de teléfono móvil que radiaban por encima del SAR* legalmente permitido

· y finalmente esta semana, concretamente el 21 de octubre de 2019, la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Alimentación, Medio Ambiente, Trabajo (ANSES) acaba de publicar la primera parte de su informe de experiencia colectiva titulado " Teléfonos móviles usados ​​cerca del cuerpo y la salud " con fecha de julio de 2019.



El Dr. Marc Arazi, quien lanzó el escándalo Alert on the Phonegate en julio de 2016 ha dicho al respecto:

Este informe se esperaba desde finales de 2017, luego de nuestra investigación por parte de las autoridades públicas y la solicitud realizada por la Dirección General de Salud (Ministerio de Solidaridad y Salud) y la Dirección de Prevención de Riesgos (Ministerio de Salud). Transición ecológica y solidaria) a ANSES para conocer los riesgos para la salud de adultos y niños expuestos a niveles de tasa de absorción específica (SAR) de más de 2 W / kg (límite legal europeo).

Gracias Marc Arazi por tanto, por lo que ha ocurrido hasta ahora y por lo que vendrá.

*La palabra SAR corresponde a las siglas en inglés para “tasa de absorción específica”. Esta última es una medida de la tasa de absorción de energía de RF (radiofrecuencia) en el cuerpo. Es decir, la energía emitida por la fuente que es objeto de esta medición – en este caso, un teléfono celular.

21 vistas0 comentarios